Seguidores

martes, 21 de septiembre de 2010

0

PIZZA CASERA



Tenía muchas ganas de hacer una pizza completamente casera, nada de comprar las bases congeladas, no, no, hacer yo la masa, y este sábado como tuve cena en casa, me envalentoné y me decidí a hacerla, vaya momento ¿no? ¿y si hubiera salido mal? Pues nada afortunadamente salió bien, muy bien, no tiene forma redondeada de pizza, pero .... su sabor era muy bueno, y muy esponjosita. No se si triunfó más entre los peques o entre los mayores.

Hacía unos días había hecho otra masa, que había visto en algún sitio, pero ... salió una masa muy fina y muy dura, no me gustó nada, esta vez recurrí a esta receta MASA DE PIZZA CASERA y tengo que decir que esta es la verdadera, vaya cosa rica.

INGREDIENTES PARA LA MASA

200 gr de agua
300 gr de harina (SI ES DE FUERZA ES MEJOR) yo la compré en Carrefour
1/2 cucharadita de sal
20 gr de levadura fresca, en el mercadona vienen paquetitos de 2 (yo utilizé uno a pesar de pesar 25 gr) Es importante que se mezcle la levadura con agua templada antes de incoporarla a la mezcla
15 gr de aceite de oliva virgen extra


PREPARACIÓN


Para hacer la masa, primero mezclamos la harina con la sal y la levadura en un recipiente amplio. Haz un volcán en el centro y añade el agua templada,en torno a
37º, y el aceite de oliva.

Remueve bien con un tenedor hasta que quede una masa lisa que se desprenda de las paredes del cuenco. Pasa a una mesa enharinada ligeramente.

Procede al amasado, para que la masa quede elástica y suba bien. Para ello aplasta y estira la masa con la base de la mano derecha, dobla la masa por la mitad y presiona de nuevo con la base de las dos manos. Repite el proceso de forma continuada durante cinco minutos.


Durante el trabajo se espolvorea de vez en cuando un poco de harina en la mesa de trabajo y en las manos, para que no se pegue mucho, pero siempre en pequeñas cantidades para no endurecer mucho la masa.

Para que quede muy elástica hay que proceder al refinado de la masa. Para refinarla aplasta y retuerce la masa, girándola y dando forma alargada sobre la mesa. Une los extremos y amasa con los puños hasta fusionar el conjunto. Repite el proceso de amasado y estirado durante 5-10 minutos.

Pasa la masa, que debe quedar lisa y elástica, a un cuenco amplio ligeramente aceitado. Cubre con film transparente o con un trapo limpio y deja fermentar en sitio cálido durante 30-40 minutos, o hasta que doble su volumen. En invierno puede tardar más tiempo, según la temperatura ambiente.

Una vez fermentada, pasa a la mesa enharinada y aplasta la masa con los puños suavemente para eliminar el exceso de gas formado en el interior. Corta en dos o tres porciones y estira la masa con rodillo sobre la mesa, hasta que quede fina, máximo unos 3-4 mm. de grosor, dependiendo del resultado final que busquemos.

Si nos gustan pizzas muy finas y crujientes, deja reposar la masa en una bandeja de horno espolvoreada de semolina durante 10 minutos, cubre con los ingredientes deseados (tomate en rodajas o triturado, mozzarella, anchoas, aceitunas, etc.), riega con un hilo de aceite de oliva virgen y hornea a horno muy fuerte, 250º-290º unos 10 minutos, o hasta que quede crujiente y dorada.
Si queremos una pizza de masa más gruesa y esponjosa, dejemos fermentar de nuevo el disco de masa durante 35-40 minutos, hasta que suba lo suficiente. Cubrimos con los ingredientes y horneamos a 220º unos 20 minutos.


Imprimir

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡¡ GRACIAS !! Si habéis llegado hasta aquí y decidís quedaros OS LO AGRADECEMOS, si por el contrario este rincón no es lo que pensabais, LO SENTIMOS, aún así BIENVENIDOS A TOD@S !!!
Vuestros comentarios son muy gratificantes, y aunque no os contestemos a ellos, si que los leemos todos.
¡¡BESOS !! y GRACIAS